OPCIÓN (18-20 AÑOS)

IMG_0802.JPG

Idea central de la etapa: ¿Quiero seguir el proyecto de Jesús? ¿Quiero seguir en un grupo de catecumenado?

Descripción de la etapa:

En este momento se viven nuevos cambios, marcados sobre todo por la salida del colegio y el inicio de los estudios en la Universidad. Por eso, es un momento de tomar opciones, de decidir personalmente, como se han ido decidiendo otra serie de cosas. En estos dos años se produce un proceso de decantación de los jóvenes: poco a poco irán quedando en el proceso los que sienten que la propuesta marista de crecimiento en la fe merece la pena.

En cuanto a los contenidos, se empieza a trabajar el proyecto personal como instrumento de interiorización y trabajo personal .

• Es el momento de seguir profundizando en la oración personal. Es probable que ya hayan ‘experimentado’ a Dios de alguna manera. Ahora es momento de profundizar en esa experiencia, de ofrecerles pautas de oración diaria, de actualizar la experiencia, de maneras de hacer presencia de Dios-amor.

• Es el momento de poner palabras a lo experimentado de forma más sólida: están recibiendo una formación intelectual seria en otras áreas de su vida, y su fe debe crecer al mismo nivel: hay que ofrecer una síntesis de la fe ‘razonable’, que permita descubrir más y mejor el camino de Jesús. Jesús es el centro de esta síntesis de fe.

• Es el momento de ir decidiendo dónde voy comprometiendo mi servicio. Han vivido experiencias de voluntariado: a algunos se les ofrece la posibilidad de ser animadores; a otros la de colaborar de forma estable en espacios de solidaridad.

• Se les va introduciendo en la lectura de la realidad social en la que vivimos, analizando las estructuras sociales, económicas, políticas y culturales y sus efectos sobre las personas.

Todos estos contenidos buscan centrarles para que, a mediados del segundo año, vivan un retiro, donde tomen la opción, los que quieran de seguir en el proceso de tomar otro camino. Se puede proponer que sea en este segundo año cuando celebren el sacramento de la confirmación.

Objetivos de la etapa:

Reconocerse hijo de Dios:

  • Conocer de forma significativa una síntesis de la vida y propuesta de Jesús de Nazaret.
  • Plantearse qué papel juega Jesús en su vida.
  • Ser capaz de dar razón de la propia fe y del estilo de vida que elijo.
  • Vivir la oración personal y grupal como lugar de opción.
  • Descubrir en María un estilo de confianza en Dios y en Marcelino su sensibilidad por los necesitados.

Ser libre:

  • Redactar un proyecto personal que ayude a integrar la vida cotidiana y las opciones vitales desde la aceptación de la Propuesta de Jesús.
  • Desarrollar la capacidad crítica con respecto a mí mismo y a las propuestas externas, para tomar las decisiones que en verdad quiero.
  • Crecer en el autoconocimiento y en el aprovechamiento de las propias capacidades. • Profundizar en mi afectividad y sexualidad buscando cómo quiero vivirlo.
  • Decidir personalmente la continuidad en un grupo de Catecumenado.

Vivir la fraternidad:

  • Encontrar en el grupo el lugar idóneo para crecer en la Fe y en el seguimiento comprometido de Jesús.
  • Compartir la vida del grupo asumiendo las exigencias que conlleva la pertenencia activa y responsable.
  • Integrar las nuevas relaciones desde mis opciones personales.
  • Reconocer al “prójimo” en todas la personas que me rodean.
  • Vivir la pertenencia a la comunidad de fe local participando de sus celebraciones.

Ser solidario:

  • Comprometerse en acciones de voluntariado sistemático desde el proyecto personal formándose para ello.
  • Formarse en el análisis de la realidad para tener criterios claros de las causas y consecuencias de las cosas.
  • Poner las propias cualidades al servicio de los demás y de la sociedad.
  • Trabajar la forma en la que mi futuro laboral puede colaborar en la transformación del mundo en otro mundo más justo y viable

 

Opción 320 200